Cariglino más cerca del "Cobismo" sin Cobos.

APCS-MA por Jorge P. Colmán. Las cenas y encuentros mediáticos de Cataldo Cariglino lo exponen más cerca del “Cobismo” y su proyecto de poder que de una recuperación del Peronismo residual.

Desde el encuentro en la “Fiesta Nacional de la Flor” en Escobar, a la cena con los representantes de la Sociedad Rural, el Cariglinismo parece haber entrado de lleno en un nuevo proyecto de poder, aunque en su política de “gestos” no deja a los otros afuera.

El proyecto del FUP trastabilló a los pocos días de dar a luz. Los enfrentamientos entre los neo-dualdistas y el neo-menemismo llevaron al rompimiento y desaires varios. Eso hizo devaluar el sello de cara al mundillo del Peronismo residual, al punto de que ya nadie habla del mismo. Con el FUP el intento del “Peronismo” sin Kirchnerismo fracasó. Del encuentro Macri-Posse (donde también estuvo Cariglino) ya comentamos en otra nota (Ver publicación).

¿Quién es el Dr. Osvaldo Simiele, el anfitrión de la cena ruralista?

A nadie se le escapa que la reunión con un representante de la Sociedad Rural Argentina y un intendente del conurbano bonaerense es un gesto político, más que un “encuentro de trabajo”. Para el peronismo histórico este tipo de encuentros, configura una traición a las banderas nacionales por considerarse a la SRA como la oligarquía, aquellos que en 1955 hicieron caer al General Perón.

El Presidente de la Sociedad Rural de la Provincia de Buenos Aires (delegación de reciente creación), Dr. Osvaldo Simiele es un productor rural que, entre otras cosas fue presidente de la Asociación Argentina de Criadores de Karakul (Con sede en la CABA). La raza de ovinos Karakul, es de la más antiguos del planeta, utilizando su lana y carne de menor tenor graso. Pero además es un conocido militante radical de derecha.

Como muchos de los “chacareros” ruralistas no vive en el campo, sino en el coqueto municipio de Vicente López. Como a el le gusta decir, de los 32.000 productores rurales, 10.025 viven en el municipio gobernado por Jorge Macri (Ver video). Es por ello tal vez, que la sede de la Sociedad Rural de ese distrito, tenga tanta vida política.

Los acuerdos con el Macrismo son bastante importantes. Se han hecho en el distrito, publicitados remates ganaderos, televisados por Canal Rural (Grupo Clarín). Con el Possismo tienen acuerdos que van de la mano con la militancia política de su representante. En San Isidro desarrollan entre otros programas “la chacra educativa” (Ver nota).

Con el impulso de la derrota kirchnerista de la 125, Simiele apostó fuertemente a la fracción radical “Cobista” ConFe de Vicente López (Ver video).

En el “Cobismo” imaginó una amplia coalición donde convivirían la UCR, el ARI y Duhaldistas-Menemistas, apoyados mediáticamente por el Grupo Clarín y La Nación. Las contradicciones y mezquindades de esos espacios hicieron un papelón electoral que los redujo a repartirse las migajas que el huracán Kirchnerista les dejo.

Un “Cobismo” sin Cleto Cobos

La reunión de Escobar reedito el proyecto de esa coalición política y económica. A Cleto Cobos se le apagó la estrella política de cuando era vicepresidente de Cristina Fernández, y esta disputando espacios y política dentro de la UCR. Pero el proyecto que el encabezó sigue vigente, pero con un nuevo candidato a presidente: Mauricio Macri.

Es allí donde Cataldo Cariglino, y lo que quedó del desgajado FUP, tienen juego político. El lisonjero “peronismo” es solo para contener un espacio político devaluado y castigado electoralmente, pero el verdadero proyecto es generar un espacio electoral que de sustento al poder económico concentrado en el país.

La apuesta de la SRA Bs. As. y Simieli no es la misma de la antigua organización oligárquica (de nombres patricios). Ahora pretenden abarcar también a toda la agroindústria de la provincia (atado a grandes intereses concentrados y multinacionales del sector agrario).

La gran apuesta es construir una alianza de derechas, atada al Partido de Derecha Continental (Ver nota) que termine con la experiencia redistribucionista e instale el neoliberalismo salvaje de los años ’90.